El Mimo

... And the seas of the Sun

Sherlock Holmes y xq me aburro

Publicado el 28 de Julio, 2007, 12:29. en General.
Referencias (0)

Una de historias. Vi la otra noche la peli, por enésima vez, de "From Hell" basada en el comic de mismo nombre. El caso es que viéndola me acordé del personaje de Doyle, Sherlock Holmes y un panfleto que leí en cierta ocasión en el que podían verse chapinas en las que se leía "Sherlock Holmes vive". ¿Os cuento una de aventuras?
Si empezamos por la realidad, Arthur Conan Doyle, en sus años de estudiante de medicina, gozó del privilegio de tener un profesor excepcional. Perdonadme que no recuerde el nombre, pero era toda una eminencia y tenía el don de echando sólo un vistazo, poder diagnosticar con precisión milimétrica la enfermedad de un paciente. Era algo excepcional que marcó al doctor. Acabada la carrera y a su vuelta de servir en el ejército, abre una consulta y empieza a gestarse en su cabeza una idea. Crear un personaje con las dotes de aquel afamado profesor pero envuelto en otro clima: el crimen. Un detective. El primer detective privado del mundo. Escribe una novela que pasa sin pena ni gloria "Estudio en Escarlata". Seguidamente nos encontramos con "El sabueso de los Baskerville" que tampoco resulta totalmente satisfactoria. En ese tiempo estaba de moda la novela por folletines y una revista ofreció la posibilidad a Doyle de escribir novelas cortas basadas en su personaje. En este punto la historia cambió y Sherlock Holmes se convirtió en toda una institución. Doyle tuvo que cerrar su consulta y llegó a tal punto de estress que odiaba a muerte al que había sido su creación. Cuenta él mismo que llegó un momento en el que pidió una suma que consideraba demasiado estrafalaria por una de las historias con el propósito de que la revista se negara, pero pagó. Así que hastiado sólo encontró una solución: Matar a Sherlock Holmes. Eligió el enfrentamiento final con el que era su eterno rival, James Moriarti, y las cataratas del Niagara (No sé cómo se escribe ;) ) por donde calleron ambos.
A partir de ese momento llovieron cartas de odio y decepción a la casa del pobre doctor. Hasta su propia madre dejó de dirijirle la palabra.
Sir Arthur Conan Doyle tardó 10 años en encontrar la forma de resucitar a Sherlock ya cansado de las acusaciones. La vuelta fue un poco floja, pero poco a poco volvió a coger ese caliz que lo hacía especial.

He dicho.