El Mimo

... And the seas of the Sun

Noviembre del 2007


\3/ Alex Skolnick Trio - "Goodbye to Romance: Standards For A New Generation" \3/

Publicado el 27 de Noviembre, 2007, 12:59. en Los 1001.
Referencias (0)

Los 1001

Sé que hace tiempo que no avanzo en esta sección, pero a veces cuesta encontrar aquello que crees que merece la pena tanto como para entrar en nuestra lista maravillosa de los 1001.

En esta ocasión nos encontramos con Alex Skolnick Trio y para ser más concisos, el disco que seleccionamos para la ocasión es "Goodbye to Romance".

Si empezamos con un poquito de historia diremos que el señor Skolnick es un californiano nacido en la llamativa fecha de 1968 y según nos cuenta su biografía empezó a tocar la guitarra a los 9 años de edad movido por el descubrimiento de una pedazo de banda "Kiss". Tras tocar con una banda local, nos cuenta que a los 16 entró a formar parte de Testament, banda americana de sobra conocida por todos y en la que publicó un total de 5 discos y dio giras acompañados de grupos tales como Megadeth o Judas Priest.

Sin centrarnos demasiado en su historia diremos que influenciado por Miles Davis forma lo que conocemos como Alex Skolnick Trio en 1988, banda con la cual se dedica a hacer jazz y, lo que nos interesa, variaciones de canciones rock dentro del jazz. Así encontramos, cómo no, el temazo "Detroit Rock City" de Kiss abriendo el "Goodbye to Romance:Standards For A New Generation" Un disco con un montón de trallazos pasados por el gusto del buen jazz creando un compendio curioso donde los haya.

Lo que nos llama la atención es que sus temazo de jazz los empieza a pensar hacia 1988 y el disco en cuestión aparece publicado en 2002. Y si queréis más datos, a su salida alcanzó el puesto 30 en los US jazz radio charts.

El trío lo completan Matt Zebroski y Nathan Peck y el tracklist del album es el siguiente:

 

  1. Detroit Rock City – 6:27 (Kiss cover)

    • Originally released on the Destroyer album.

  2. Dream On – 5:23 (Aerosmith cover)

    • Originally released on the Aerosmith album.

  3. No One Like You – 7:37 (Scorpions cover)

    • Originally released on the Blackout album.

  4. Goodbye To Romance – 7:18 (Ozzy Osbourne cover)

  5. Still Loving You – 9:11 (Scorpions cover)

  6. Skol Blues – 8:25

  7. Pinball Wizard – 7:47 (The Who cover)

  8. Ofri – 6:46

  9. War Pigs – 10:33 (Black Sabbath cover)

    • Originally released on the Paranoid album.

  10. No One Like You (Live) - UK bonus track


Legend of the fall

Publicado el 20 de Noviembre, 2007, 9:21. en El Cinefito.
Referencias (0)

Ampliemos a nuestro amigo el cinefito. Cómo marcaste una época amigo mío en la playa.

 

Anoche tocó ver en la pantalla pequeña “Leyendas de Pasión” No me quiero extender mucho sobre esta película ya que parece ser que yo era el único mortal que no la había visto. El único mortal que no se había enamorado de Brad Pitt por el que todas las niñas quinceañeras suspiraban en el momento y todos los niños rezaban por parecerse a él.

Ya que no os voy a contar la trama, ya que todos la conocéis, no voy a dar demasiadas impresiones personales sobre si me gustó o no me gustó. Sólo lanzo una pregunta al aire para ver quién tiene cojones de respondérmela. ¿De quién es la culpa de que pase toda la tragedia?

Es decir. Durante toda la película parece que el toro embravecido es Pitt. Es el que carga con todos los males realmente sobre su espalda y empeora todo cuando se marcha. Ahí ya es cuando todo lo que se podía arreglar se jode del todo por estar tanto tiempo ausente. La mujer le dijo que le esperaría siempre y no lo hace, entonces esa carga pasa a la mujer, pero también él la manda a la mierda y bla bla bla.

El hermano mayor es un capullo integral que se mete a político y el desenlace es indirectamente culpa suya por no pararle los pies a sus socios y por ser un ciego para con su alrededor.

Pero, ¿de quién es la culpa?

Durante innumerables veces a lo largo de la película, el indio medio nos da a entender que la culpa de todo la tiene la mujer por quedarse y no partir. ¿Pero es acaso de ella realmente la culpa?

Yo creo que el problema reside en el muerto. Sí. Creo que es el hermano menor justamente el que tiene la culpa de todo. Primero por tener tantas ansias de ir a una guerra a combatir y arrastrar con él a sus hermanos. Segundo por ser tan capullo de dejarse matar metiéndose en la boca del lobo. Era en plan voy a ser héroe por mis cojones pero como la realidad en la guerra es otra pues a tomar por culo.

Esa muerte y el sentimiento de culpabilidad es la que hacen que Pitt huya de los brazos de su “amada” que era la prometida del hermano muerto y luego que el mayor se enamore tb de la muchacha no es otra cosa sino el hecho de que allá donde viven en mitad de ninguna parte no haya mujeres como para que no estén faltos.

El caso es que el que inicia la real decadencia de todos es el menor con la manía de querer ir a la guerra a defender un pais “que ni siquiera conoce”.

 

Que te cagas con la reflexión de hoy


Stardust

Publicado el 19 de Noviembre, 2007, 11:05. en El Cinefito.
Referencias (0)

A partir de ahora cada vez que hable de una peli lo voy a hacer a través de una sección dedicada al cine para así poder encontrar más fácilmente los post sobre cine. Lo hago así xq ayer encontré una película que andaba años buscando gracias a un post en un blog: "El vuelo del navegante". Seguro que más de uno os acordáis de ella y de esa preciosa nave en forma de nuez.

Para nuestro post cinéfilo del día hablaremos de "Stardust".

Acompañado de mi novia, recién petados del Burger King y en unas butacas bastante buenas nos dispusimos a verla a eso de las 22:00.  No puedo decir qué es lo que esperaba exactamente. Sé que me gustan las pelis de hadas y con elementos fantásticos, no lo puedo negar. Soy de esos frikis que hace años se empezaron a leer el señor de los anillos y luego fliparon cuando la hicieron película (Aunque siempre diré que me gustó mucho más el libro del Hobbit). He seguido la Dragonlance, a Salvatore y algunos escritores propios de la Timum Mas de fantasía. Y por supuesto entro en la lista de los tantos que esperamos una adaptación de Myst.

No obstante, hasta que el momento ansiado llegue, nos conformamos con otras cintas que si bien no conocíamos de antes, nos gustan y entretienen.

Y hablando de entretener, la de ayer, fue una peli entretenida. Entretenida por varios motivos. Tenemos una historia típica Chico conoce chica, cae una estrella y promete traerle esa estrella en señal de su amor. Partiendo de aquí y del tópico de que su amada es una pija típica cheerleader americana (aun estando ambientada en principios de siglo XX) y de un muro que separa dos mundos, el hombre va a la caza de la estrella. Como pasa en estos casos no es el único que quiere conseguirla y una bruja sale también a la caza: nuestra querida Michele Pfeiffer. Debo decir que esta mujer es siempre grande. Ella sola llena gran parte de la película. Magnífico. Si a eso le juntamos la búsqueda de un amuleto por parte de tres hermanos príncipes para elegir quién de ellos va a ser rey y algunos detalles más que no desvelaré con el fin de no joderos toda la trama de la peli, tenemos una secuencia bastante entretenida de la cual agradezco, sinceramente, la falta de escenas épicas con grandes batallas y escenas de miles de monstruos enfrentándose a otros miles de monstruos cibernéticos. Como digo, gracias a la ausencia de este tipo de escenas, la historia se hizo arto entretenida. Y como no, las historias entrelazadas entre ellas hasta el momento en el que todos se encuentran por cosas del destino y esas cosas.

Sobre detalles curiosos de la película. Por supuesto la sorpresa que nos da Robert DeNiro. Verdaderamente sublime y encantador. De hecho, gran parte de las gracias de la película, que tiene varios momentos cómicos, se le agradecen a DeNiro.

Luego tenemos a la pareja protagonista de la que por supuesto hay que hablar. El chico es el típico personaje débil del pueblo. El fracasado amoroso del que todo el mundo se burla que, en un momento de borrachera consigue medio convencer con cumplidos (Xq realmente no es tan tonto) a la muchacha tras caer la formidable estrella. Crecerá a lo largo del largometraje y se convertirá en hombre demostrándolo y dejando en ridículo a sus burladores como buena película del género. Luego tenemos a la chica. Que es la estrella, por supuesto. Si te das una vuelta por las calles de Dinamarca encontrarás a gemelas de esa muchacha a cientos. No dice gran cosa salvo por ser tan rubia que brilla. El caso es que pensaba que se habían cogido a una rubia para el papel y ya está. Pero resulta que la muchacha tiene ya filmografía habiendo protagonizado la versión de "Romeo y Julieta" junto con Dicaprio y habiendo salido en "Las Horas". No obstante, está claro que a pesar de la edad, la impresionante de la película no es la "guapa estrella" sino Pfeiffer. No hay color.

Pero tampoco desmeramos. Hace bien su papel, igual que el muchacho.

En definitiva y para ir cerrando, una peli entretenida, divertida y un cuento de hadas más que adaptan a la gran pantalla exitosamente.


Ron Carter

Publicado el 15 de Noviembre, 2007, 10:39. en General.
Comentarios (3) | Referencias (0)

Vamos a continuar un poquito hablando del mundo del Jazz. La excusa es haber podido disfrutar de un momento especial en el Teatro Circo de Cartagena junto a Ron Carter. No es que lo conociera, lo saludara ni nada de eso. Simplemente que vino con su trío y, casualidades de la vida, me enteré una hora antes y entramos.

Una butaca lo suficientemente cerca como para disfrutar de los colores.

Lo dije en el post anterior, no soy ningún genio del jazz, crítico de jazz ni nada que se le parezca; sólo soy un simple apreciador y en mi calidad de apreciador disfruté del concierto. Disfruté porque fue un muy buen concierto. Ni demasiado largo y pesado ni demasiado corto. En su medida. El grupo se componía del señor Carter al contrabajo y luego pianista, baterista y percusionista.

Como siempre el que más llama la atención es el percusionista con la cantidad de juguetes que tiene para hacernos disfrutar de sus mil sonidos. Lo bueno que tiene el jazz es que mientras lo escuchas disfrutas de cómo los sonidos se entrelazan entre ellos y los propios músicos son los que más los padecen te envolviéndote un pequeño halo de envidia sana. Me mola ser músico ya que me di cuenta de que pude apreciar la música de forma distinta a como lo hacía cuando era más joven. De hecho no me gustaban ciertos tipos de música que ahora me apasionan.

Por contra tengo que ayer tocó Bela Fleck, y a ese sí que lo conocía de verdad. Sí que lo había escuchado de verdad y sí que me molaba de verdad y por culpa de un maravilloso resfriado que hoy arrastro me lo perdí.

One day…


Monk

Publicado el 7 de Noviembre, 2007, 15:01. en Música.
Referencias (0)

¿Por qué Thelonius Monk? ¿Por qué Miles Davis? ¿Por qué John Coltrane?

¿Por qué esos espíritus tenían algo que otros no podemos entender o alcanzar? ¿Por qué cojones suenan así de bien? ¿Por qué la colaboración de Coltrane con Monk es tan sublime?

Llevo toda la mañana escuchando el disco que tengo entre Contrane y Monk. Debo decir que mis conocimientos sobre Jazz son bastante justitos. No soy ningún crítico excelso de jazz ni intención tengo. No puedo empezar a nombrar a gente hasta dejaros sordos y dármelas de ningún profeta del estilo. Simplemente soy un apreciador más. Uno de los tantos que son capaces de ponerse un disco y decir “Esto me mola” y “Esto es una mierda”. Siempre todo desde mi perspectiva.

La colaboración entre estos dos autores es del barco de lo molón, de lo flipante. De lo que escuchas durante todo un día y aun así, cada nueva repetición te parece una canción completamente nueva y compleja. Si algo tiene el jazz, y esto es verdad, es que una misma grabación que oyes, cuando la vuelves a oír ya no es lo mismo. Depende de ti. El jazz depende de ti. En gran medida del que lo crea, del que lo pare, porque el jazz hay que parirlo; pero luego eres tú el que coge al bebé y se hace grande en tus manos. Y cada nuevo día que lo miras a los ojos es un nuevo día distinto y el bebé ha cambiado volviéndose más personal la mirada y tú mismo has cambiado también. Has envejecido. Somos capaces, lo diré siempre, de envejecer en tan solo un segundo de nuestra vida. La gente se cree que madurar es cuestión de años y eso es mentira. Siempre ha sido una falacia. Madurar es solo cuestión de un momento: El momento en el que te das cuenta de que vas a morir y de que hagas lo que hagas eso va a pasar. Ese es el momento en el que maduras para siempre y el jazz, desde mi punto de vista, es en esencia maduración. La tristeza del saxofón, del piano, de la guitarra de verse solos cuando sus ejecutadores mueran. Desaparezcan.

De repente estás sentado en la barra de un bar de esos oscuros de las películas americanas. Entre tus manos se desliza un vaso de cristal con un profundo olor a Whisky. La mirada la tienes perdida en el limbo y suena Thelonius que te sonríe aunque tú no lo veas. Está sentado ahí, a tu lado. Puedes sentirlo. Y es excepcional. Su piano es excepcional. Sublime y sientes toda esa oscuridad.

Entonces despiertas. Sigue su mirada clavada en tu pensamiento y una frase “Eternamente no podrás ni aún sufrir” Es rara y construida con una sintaxis un poco rota, pero es que el jazz es así. No hay más regla que aquello que deseo expresar y el camino para hacerlo.

Sonríes, te levantas y le das al stop de tu equipo. Gracias Monk.


Artículos anteriores en Noviembre del 2007