El Mimo

... And the seas of the Sun

¿Es la verdad encubierta una mentira disfrazada?

Publicado el 1 de Febrero, 2008, 11:34. en General.
Referencias (0)

 

La lectura esta mañana de un blog me ha dado la idea de este post. ¿Es la verdad encubierta una mentira disfrazada? O lo que es lo mismo ¿Qué línea separa la mentira de la verdad?

Desde un tiempo a esta parte vengo escuchando la radio cuando voy camino del trabajo y siempre hay un anuncio que me saca una sonrisa. Dependiendo de la emisora que escuches te saldrá un anuncio a favor del trasvase del Ebro o un anuncio a favor de la desalinización. Personalmente no diré aquí mi pensamiento sobre ambos, pero el tema es que ahora se ha puesto de moda que los partidos políticos se dediquen a sacar anuncios en la televisión y en la radio en plan friki. Es decir. Los del PP ponen a los del PSOE de tontos y viceversa. La guerra que han puesto ahora sobre la mesa es brutalmente ridícula y patética, muestra de un declive progresivo de nuestro sistema de gobierno. Un hombre mucho más sabio que yo decía que la democracia era el sistema de gobierno menos malo. Y yo me quedo pensativo, elucubrante.

¿De quién es culpa esto? ¿Por qué es esto así?

Las bases en las que se sustenta el relativismo hacen alusión a la inexistencia de una verdad absoluta. Desde este punto el mundo se sustentaría sobre teorías moldeables y variables que poco a poco irían evolucionando algo así como la vida misma. La teoría no deja de tener su parte real y su sustento “científico”. Ahora bien, por el contrario tenemos teorías a favor de la existencia de esa verdad. Verdad que se muestra difusa a los ojos humanos (algo así como diría Platón) y que por tal difuminación y en tanto somos personas distintas hay distintas interpretaciones de esa verdad de la misma forma que uno ve una nube y te dice que tiene forma de elefante y el otro te dice que es un oso hormiguero.

Tampoco podemos caer en la tentación, creo yo, de afirmar la inexistencia de una verdad absoluta ya que esta misma afirmación confirmaría el error de la tesis. No se puede dar por verdad absoluta algo que niega la existencia de una verdad absoluta.

 

Si nos basamos en la base de las interpretaciones, tenemos a un Rajoy y a un Zapatero que sacan sus conclusiones de los mismos puntos de riego. Al menos al principio esto debería haber sido así. Sospecho que la actualidad no es ya ni eso. Me explico. En el caso supuesto de que cada uno crea realmente lo que ve y lo argumente fehacientemente gozará del apoyo de aquellos que tengan una visión similar del pensamiento. Es lógico. No obstante tengo la ligera sospecha (no es más que una sospecha) de que, actualmente, lo único que hacen es decir barbaridades y esperar que el contrincante diga algo para decir lo contrario y atacarle donde sea, de la forma que sea únicamente por una ansia de poder enfermiza. No se trata de que un cabeza de partido piense que lo puede hacer mejor y que la gente lo agradecerá y todo será mejor si está él en el poder. No es eso, se trata de pisotear al rival y ser el ganador dando igual el pueblo e importando únicamente el egocentrismo paleto.

Como digo, son elucubraciones mías. Pienso que por un lado si existiera una verdad absoluta, todos seríamos iguales y el hecho de que se argumenten posiciones tan diferenciadas como son las políticas, me obliga a pensar en esa verdad.

Como ya he dicho, tal vez, la teoría más acertada sea la de la imposibilidad de llegar hasta ella o lo que muchos otros dicen: “Hay tantas verdades como personas diferentes somos”.

 

He dicho.