El Mimo

... And the seas of the Sun

Españoles que leen

Publicado el 17 de Febrero, 2008, 13:33. en Literatura.
Referencias (0)

Hace poco leí una noticia que, realmente, me alegró el día. Resulta que, siempre según dicen las estadísticas, en España se lee cada vez más. Al menos, creo, se comprarán más libros, lo cual es realmente interesante. Estamos pasando de una época dominada por el best-seller guiri a encontrar superventas españoles con poco que envidiar a los extranjeros.  Y no sólo hablo del caso de Pérez-Reverte, sino de muchos otros que poco a poco van poblando nuestras librerías.

No mentiré si digo que nunca he sido partidario de este tipo de “literatura” por considerarla de forma parecida que al pachangueo con la música. No obstante, recientes pensamientos ulteriores me están haciendo reflexionar y me doy cuenta de que realmente, cuando Cervantes escribió su fabuloso Quijote, lo hizo en virtud de querer entretener a un público lector de igual forma que hoy tenemos. Si por aquel entonces la moda eran las novelas de caballerías, él, como buen crítico, escribió su novela parodiando los “best-sellers” de la época y convirtiendo su parodia en el gran libro de la literatura española. El problema es que ahora se le presta más atención al tío que dedica 500 páginas a escribir sobre los entresijos de un cenicero, por muy interesante que el cenicero pueda parecer, que a un pobre escritor que nos cuenta una historia. Da igual la que sea, hay tantas personas como historias en el mundo. Pero el caso es que nos cuenta la historia y tenemos a un fulanito que hace algo y nosotros nos sentimos identificados con ese fulanito y nos enamoramos de fulanita y cuando termina la novela nos quedamos hechos polvo recordando a tantos fulanitos muertos. Yo leería 500 folios dedicados a un cenicero por puro morbo de saber cómo cojones consigue el tío llenar tanto con tan poco. Pero, seamos sinceros, cuando cogemos una novela es como cuando cogemos un disco. No lo escuchamos porque sea tal o cual, sino, simplemente, porque sabemos que ese disco es el que nos apetece. Eso mismo. Ahora leo a Miguel Strogoft porque es un pedazo libro de aventuras y a mí me gustan las aventuras. Y como estoy en una época de mi vida en la que me apetece leer sobre la vieja Rusia, pues aprovecho. Y así tantas personas como ventanas hay en el mundo.