El Mimo

... And the seas of the Sun

Marzo del 2008


all deserve to die..

Publicado el 27 de Marzo, 2008, 14:37. en General.
Referencias (0)

Revenge is a dish best serve cold


Frikis contra Frikis

Publicado el 23 de Marzo, 2008, 12:55. en General.
Comentarios (2) | Referencias (0)

Lo bueno del actual mundo social es que todo el mundo goza del beneplácito del voto, o lo que es lo mismo, de tocar los cojones con sus comentarios "pseudos-morales" en referencia a todo lo que pasa. Antiguamente estabas con los colegas y comentabas que si tal cosa te gustaba que si tal otra no, que si habías leído un libro que era una mierda, que si habían puesto una serie en la televisión que no valía más que para la sobremesa… Eran comentarios inocentes que en la mayoría de las veces no salían del círculo. Luego cogías un periódico y te encontrabas a los columnistas y críticos de siempre que se las daban de tener estudios y en basa a eso opinaban críticamente sobre cualquier hecho de actualidad. Era lo normal; y de esto no hace tanto tiempo.

Ahora estamos en una nueva sociedad de la información, una nueva sociedad en la que gracias a la herramienta cibernética todos nos convertimos en críticos, todos opinamos y todos creemos que somos los new cool. Nuestra opinión es la que vale y merced a esto encontramos en cada vez más sitios relatos tan dispares que realmente los consideramos chistosos.

Digo esto por la sencilla razón de que llevo tiempo leyendo críticas a apariciones de la actualidad tales como series (ejemplo Física o Química) eurovisión,…

El fenómeno Chikilicuatre no es más que la prueba de que a España le va lo cutre (y no malinterpretéis, yo estoy totalmente de acuerdo con su aportación y elección). Lo cutre por un sentido crítico patente. Señores, criticamos una canción friki que sabe que es friki y que ha nacido con el espíritu de ser friki. No obstante, no criticamos las canciones que han aparecido anteriormente por ese programa supuesto culmen de la música europea. No criticamos la patraña enviada "Europe"s living a celebration" con una tía que si bien tenía una voz espectacular, no tenía ni zorra de pronunciación guiri quedando francamente mal. Eso no se critica, de hecho se aplaude.

Pero esto no son más que chiquilladas. Tonterías de gente aburrida, como es el caso de un servidor.

El problema viene cuando empiezan a aparecer "sociedades": La sociedad feminista de alcorcón, la sociedad analista de sistemas, la sociedad pro defensa del andalucismo y todos esos amigos que cada vez que sale una serie televisiva nueva, un nuevo programa, una nueva revista, una nueva ley se echan las manos a la cabeza. Es que en Física o Química los alumnos quedan como descontrolados y mis hijos son muy buenos; es que en El Encantador de Perros se maltrata el libre albedrío de los animales… yo que sé. Infinidad de gilipolleces. Es que la iglesia, se que la mujer. Señores, seamos objetivos. Podemos decir que tal cosa es mala porque parte de una base mala, porque son malos actores o malos cantantes o malos en general. El formato es cutre o el guión está cogido con pinzas, pero no digamos gilipolleces. En sin tetas no hay paraíso critican el papel de la mujer en la serie y yo digo ¿Crítica? ¿maltrato? A lo mejor es moralizante ¿Se han parado a pensar eso? Como decía un viejo filósofo "Lejos de nosotros la funesta manía de pensar".


Microrelato

Publicado el 20 de Marzo, 2008, 16:58. en Literatura.
Referencias (0)

Un cuento es tal en tanto que se cuenta algo. Si os cuento una anécdota me puedo convertir, para deleite mío, en un cuentista dando igual la referencia real que mi narración pueda tener.

Vas paseando y te encuentras con un amigo por la calle y la típica frase “¿Sabes qué?”. Esa fórmula ha sustituido al clásico érase una vez para introducir la teoría del cuento en la vida cotidiana. “El otro día me encontré con Julián y me CONTÓ que se había encontrado con Eva y, ¿Sabes qué? Le dijo que ya no estaba con Pedro”.

La narrativa tradicional describe la esencia de relato breve o cuento como un relato cuya referencia de pasado no se conoce y cuya referencia de futuro se intuye, pero tampoco se desvela. En este contexto aparece el llamado “microrelato”, un tipo de relato que busca su ejemplificación en la realidad mundana del “sabes qué”.

En nuestra narración tenemos personajes que a los que les podemos dotar de una imagen real. Tenemos a Eva que bien puede ser una muchacha, tal vez, de unos 25 años, pelo castaño ondulado, de estatura media blablabla. Todo depende de nuestros cánones y nuestras influencias estilísticas. Si pensamos en Julián pues otro tanto igual. Hay estudiosos y psicólogos que estudian las imágenes mentales de la sociedad actual atendiendo a muchos casos. Cuando lees una novela y tienes un “héroe” masculino, su forma es distinta dentro de nuestra propia imaginación dependiendo de varios factores como puede ser: sexo, clase social, educación literaria, educación cinematográfica, costumbrismo lector, capacidad del narrador…

Con constante repetición, al protagonista solemos concederle el rol de nosotros mismos y en esto el narrador se regocija imponiendo su propio punto de vista con lo que en ocasiones, si el narrador quiere, podemos ser partícipes de pensamientos perversos o enamorarnos de tal o cual personaje cual si fuéramos un Quijote en nuestro sillón soñando con novelas caballerescas. Hay quién lo llama evasión.

Por otro lado, si dejamos de un lado los personajes, nuestro relato tiene una trama bien forjada: El fin de un periodo sentimental, en fin de una relación. También tenemos una referencia sucesos anteriores que medio podemos sospechar. Grupo de amigos, tal vez de toda la vida, relación que empieza entre dos amigos y se acaba. O a lo mejor una relación que no gustaba al grupo de amigos y se alegran por su fin y esperaban que acabara. Podemos imaginarlo. Así como también tenemos abierta la posibilidad del final. El mismo final del relato es el fin de la relación; pero además, tenemos abierto el abanico a posibles soluciones posteriores como reconciliaciones, unas cervezas entre los colegas felicitando a Eva por su decisión…

Los estudiosos afirman que ésta es la esencia de un relato breve. La narración de un momento concreto en una situación concreta con un pasado y un futuro abiertos. Personajes con poco desarrollo psicológico por el corto desarrollo temporal del relato.

Vendría a ser algo así como todo lo contrario de una novela que como sabemos tiene muy desarrollada la evolución psicológica de los personajes a los que acabamos conociendo bien, paisajes que acabamos también conociendo y trama con un final cerrado (la mayor parte de las veces).

 

¿Que de qué va esto? Ahora es cuando viene mi Microrelato: “Es día festivo y estoy trabajando”.

Ale, sacad conclusiones del personaje y trama.


Sinfónica de Minsk

Publicado el 16 de Marzo, 2008, 9:42. en General.
Referencias (0)

En ocasiones es bueno y confortable repetir experiencias. Sobre todo y especialmente si te emplazan a un lugar como es la iglesia de la Caridad de Cartagena que, si bien es pequeña, tiene una acústica aderezada por su cúpula verdaderamente "sublime". "Católicamente Sublime". Ahora entiendo algunas cosas de la Iglesia y cómo los pobres analfabetos caían rendidos a los pies de un Dios que coartaba sus libertades en pos de golpes de pecho e hipocresías ocultas de "bondadosos mandamientos".

El caso es que de igual forma que tocó la catedral de Murcia hace uno días, anoche tocaba la Orquesta de Minsk el mismo Réquiem de Mozart en Cartagena. Y como estaba por allí, el día anterior no lo había podido escuchar ni entero ni bien por estar de pie y la gente pasando de un sitio a otro, pues me decido a entrar. Conseguí asiento, aunque desde donde estaba no se veía a la orquesta a menos que te levantaras. Pero bastó levantarme un par de veces para conseguir unas nada desdeñables instantáneas.

Debo decir que la música clásica tiene colores y formas que otras músicas distan mucho de tener. No hay que darse golpes de pecho ni nada parecido para reconocerlo. Si escuchas una Rapsodia Húngara de Lizst (aprovecho para hacer una recomendación burra de escucha de este tipo de composiciones) te das cuenta de que en un solo momento, si cierras los ojos, puedes disfrutar de un paraíso mitológico magnífico. Asimismo, si escuchas a Mozart en este Réquiem, te das cuenta de lo sublime que es la muerte en todas su manifestaciones. Sublimemente bella.


Requiem di me

Publicado el 13 de Marzo, 2008, 11:39. en General.
Referencias (0)

Lo que todos conocemos por el REQUIEM de Mozart fue un encargo realizado por el Conde Franz Walseeg zu Stuppach para conmemorar la muerte de su esposa. Sé que éste Conde estrenó la pieza y también sé que, finalmente, el REQUIEM apareció bajo el título Réquiem di me.

¿Por qué os cuento esto? Principalmente porque es de las pocas piezas de música clásica que realmente me apasionan y me hacen sentir infinidad de olores distintos y majestuosos. También porque la historia en sí de la última composición de Mozart y del hecho de que fuera una misa fúnebre me apasiona. Dicen que el Conde lloró. Dicen que Constanza también arrojó lágrimas por el artista muerto.

Sinceramente paso de deciros lo de la obra inacabada y que hay teorías sobre lo que compuso él y lo que concluyó Susmayr. Siempre he sido de la opinión que siendo discípulo de quien era habría recibido el encargo en el lecho del propio Mozart y le habría comentado más o menos cómo debía concluir la obra, con lo que no me preocupa.

Me preocupa, eso sí, que ayer tocara la Orquesta Sinfónica y Coro de Minsk en la Catedral de Murcia, que fuera y que hubiera tanta gente y tanto cuchicheo que me costara escuchar nítidamente la composición. Soy malo en ese sentido, me hubiera encantado que fuéramos pocos allí. Aunque entonces hubiera criticado a dios y al diablo por no asistir, pero al menos, el concierto en sí lo habría disfrutado enormemente. En contra me tocó estar de pié en un lateral y aguantando idas y venidas de gente. Me di cuenta de que el hecho de ser músico hace que sientas las cosas de forma distinta, y sobre todo, el hecho de conocer la composición hace la puedas disfrutar con mayor entusiasmo.

No me tengáis ahora por un hipócrita o cínico o lo que sea. Parece que si dices que te gusta alguna pieza de Música Clásica o te apasiona tal estilo la gente te mira por encima del hombro y te tachan de cosas perversas inquiriendo que sólo escuchas esto o hablas de eso para dártelas de culto. Es triste que tenga que pasar esto. Sin embargo dices que te apasiona Neal Morse, que te corres del gusto escuchando a Nick Cave y nadie dice nada porque no los conocen, pero dices que te gusta “la sinfonía nº1 en Mi Bemol” y se acojonan y te dicen que eso te lo has aprendido y lo has escuchado por fardar. A ellos les importa una mierda que los buenos de Rush basaran todas sus paridas instrumentales tan amadas en movimientos de Haydn o Vivaldi. Les da igual que los rockeros de hoy en día monten grupos del tipo Tran-Siberian Orchestra y escriban un disco de título “Beethoveen last night” mezclando música propia con piezas del genial maestro y triunfen como la Coca Cola.

Me pierdo en críticas a esta sociedad de fachadas fascistas.

Decía que me hubiera encantado escuchar esa pieza con más tranquilidad y debo decir que a pesar de todo, oír a un coro en directo cantando Lacrimosa realmente acojona. Mola muchísimo.


Artículos anteriores en Marzo del 2008