El Mimo

... And the seas of the Sun

Y hoy de primer plato "ladrillos"

Publicado el 1 de Marzo, 2008, 11:35. en General.
Referencias (0)

Lo bueno de salir de vez en cuando a cenar fuera con gente variada es que asistes a mil conversaciones dispares que, rollos aparte, te dan los artículos hechos. Casi pienso en dedicar una sección a todas esas conversaciones.

De lo hablado me he quedado pensando en el tema de los ladrillos. Es gracioso pensar en la frase: "Los ladrillos están suplantando a la huerta, así que acabaremos comiendo ladrillos". ¿Os imagináis? "mamá, qué hay hoy para comer", "ladrillos nene" Curioso cuanto menos. Y es que el problema está ahí. Fulanito dice un día que el pobre agricultor que se tira días recogiendo su cosecha va a recibir 2 euros por cada kilo de almendra recogida. Fulanito es el intermediario así que llega nuestro pobre agricultor y le vende los 200 kilos que ha conseguido (tirando por lo alto) de almendras y le pagan un total de 400€. Ale, ya tienes 400€ para vivir hasta la próxima cosecha. Y claro, Fulanito ves que tiene aparcado en la puerta un BMW Z3 precioso que dice que le ha salido barato porque se lo ha traído de Alemania. Y tú piensas “ni de Alemania ni hostias, para mí imposible pagar más que mi furgoneta de 4ª mano”. Y es que el señor intermediario coge esas almendritas y se las vende tranquilamente a la Jijonenca, a Carrefour… y claro, saca su pasta, como mínimo sus 800€ del pobre hombre. Y, encima, al ser intermediario no depende sólo de una cosecha de un hombre, sino de la cosecha de mil pobres agricultores que día a día van pasando por el sitio para vender su cosecha. Esto lo he visto yo. Entonces, ¿qué pasa? Pues pasa que el agricultor, cansado, toma dos caminos. El primero es, después de oír que su amigo Juanito le vendió sus tierras a una constructora por 2 millones de Euros y que ahora vive en la conchinchina disfrutando de unas agradables vacaciones, decide vender sus tierras y pide el dinero justo para jubilarse, que es mucho más de lo que se puede o debe pedir por ese trozo de terreno, pero como pagan lo que sea… Y el otro camino es el de instalar placas solares y vender energía, que en una tierra como la nuestras, tienes cosecha todos los putos días y el único problema con el que te puedes encontrar es con los ladrones y el mercado negro que de buena tinta sé que están dando mucho porculo. El problema entonces ¿En qué acaba? Pues acaba en que si quieres comprarte un terreno para montarte tu chalecito no puedes porque te piden millonadas hasta por 2 miserables taúllas (que todavía no sé a qué cojones corresponden) y que los que compran los terrenos son grandes empresarios que cobran bien el ladrillo y para poder comprarte una casa te tienes que dejar una fortuna, te tienen que dar una pedazo de hipoteca y todo poco a poco se va a la mierda. Así que dejamos de comer almendras, muy bonito, y las sustituimos por los bellos ladrillos de variados sabores. La próxima receta: Ladrillo al pilpil.