El Mimo

... And the seas of the Sun

When I was a Child

Publicado el 11 de Marzo, 2008, 14:19. en General.
Referencias (0)

He llegado a la conclusión de que no todos son días malos. A veces la vida te sorprende y te da alegrías. Recuerdos.

Recuerdo cuando jugaba a las canicas en mi pueblo con los colegas. Recuerdo que no era de los mejores aunque apareciera a veces la diosa fortuna para regalarme un par de aquellas canicas de acero que tanto ansiaba. Recuerdo que todo iba por épocas. Unas veces dibujábamos en la carretera, con tiza, una pista de tenis y nos sentíamos grandes estrellas de la bola amarilla. Recuerdo los momentos en los que el set más emocionante de todos quedaba en suspense por el paso de algún coche o de algún vecino paseando a su mascota. En otras cosas le dábamos a la peonza y puedo jurar que nunca supe realmente hacer bailar a esa cosa. Recuerdo que sólo fui realmente bueno jugando al futbito, y tampoco. Más bien dependía de la época en la que me sintiera mejor o peor. Niño introvertido, con demasiados miedos y demasiado que ocultar. Dedicaba los días a escuchar música en mi habitación y poco más. Tenía una amiga de infancia, Angelita, pero desapareció del mapa cuando ella entró el 7º y yo en 6º. Era un año mayor.

Recuerdo mis continuos estados predepresivos. Estados somnolientos o con la cabeza perdida, enamorado de tal o cual muchacha y mirándome en el espejo totalmente acomplejado por mi rostro. “El nuevo Eric”. Era un crío y lo pasé mal. Al menos, ese es el recuerdo que tengo. No obstante de vez en cuando, en días como hoy, recuerdo que también hubo momentos de alegría, de felicidad, de entretenimiento como cuando jugábamos a las canicas. El Cobos siempre iba con su gran bolsa y Juanpe solía ser el que ganaba. Fran también era muy bueno y yo… creo que gastaba más en canicas en la cadena 100 que ellos :p Pero estaba chulo. Me sentía uno más.

Por suerte poco a poco vas creciendo, vas madurando y aprendes a vivir contigo mismo. Por suerte, sólo algunas veces, te das cuenta de que esa infancia que tanto desdeñabas fue buena y te hizo tal y como eres en realidad. Escribes desde un prisma especial gracias a aquellos años y eso es bueno. No me arrepiento de ser quién soy, aunque me pueda arrepentir de hacer o decir ciertas cosas.

 

When I was a child I had marbles
They brought admiration and fame
They were pretty to look at and marbles
Was always my favourite game

We played all the summer days
In the stony alleyways
In the playground after class
We would trade the coloured glass
More valuable than diamonds
More magical than diamonds
Did anyone see..
Did anyone see..
Does anyone see?