El Mimo

... And the seas of the Sun

¿En qué puedo ayudarle?

Publicado el 5 de Septiembre, 2008, 16:54. en General.
Referencias (0)

Ni soy un snob ni soy un pijo. Tampoco suelo resultar desagradable en lugares públicos e intento pasar, siempre que me sea posible, desapercibido por el mundo. No obstante, eso no quiere decir que haya cosas que no me jodan. Por ejemplo:

He dejado de entrar a varias cafeterías de Murcia por un sencillo principio:  cuando me acerco a una cafetería acostumbro a tomar siempre un sencillo café sin más acompañamiento. Estaré en el local no más de 10 o 15 minutos y desaparezco por la puerta. No obstante, para mí, ese es un momento muy especial ya que me encanta tomar café en lugares agradables. Me gusta la sensación que se desprende. Es uno de esos momentos Kodak que decían en el anuncio. Pero... todo esto se va a la mierda en cuanto el camarero o la camarera resulta ser un somero imbécil. Vamos a ver. Yo no pido nada, sólo una sonrisa. Mi trabajo es de cara al público y tenga yo el problema que tenga, los clientes son los clientes y no tienen culpa (generalmente) de nada de lo que me pase a mí así que siempre me muestro animado con ellos, sonriente y eso siempre se agradece haciendo bien las cosas por el campo, cumpliendo las reglas, aceptando mis consejos, etc. En una cafetería gran parte del ambiente se general a raiz de la actitud que muestren los camareros. Si la cara es de amargados que no tienen ganas de trabajar ni de servir a estos pesados que vienen a tocar los huevos... la sensación es proporcional y destrozan el local por más bonito que sea. Así que a esos sitios dejo de ir.

¿Tan especial soy? Yo creo que lo que pienso es algo normal ¿no?  En las cafeterías me gusta pasar mis diez minutos de forma agradable y no pensar que estoy ahí y que encima que pago por un café, el tipo tal o la tipa cual se siente despechada por mi presencia y me hace un favor al servirme ese café. ¡Venga, hombre!