El Mimo

... And the seas of the Sun

¿Qué pasaría si Damien se enfrentara a Freddy?

Publicado el 9 de Octubre, 2009, 10:24. en El Cinefito.
Referencias (0)

Las películas de miedo no pueden acabar bien. Es de libreta. Si haces una peli de miedo tienes que construir un final en el que tras mucho sufrimiento y desesperanza parezca, repito, parezca que vas a ganar la partida pero justo antes de que empiecen los créditos aparezca una nota, una mirada, una casa que nos diga “no no no, no has ganado amigo”. Y entonces llegue la secuela, y la siguiente, y la siguiente y cuando llevemos 30 pelis haremos un remake y todo eso. Eso es lo que se le pide a las pelis de terror. Si no, ¿Dónde está el fuste de pasarlo mal sin tener la recompensa de dormir incómodo?

Rasgos para que una película de miedo cumpla los exigentes requisitos:

  • En primer lugar tiene que haber, como mínimo, un pibón (era con b o con v?¿?) que muera pronto.
  •  Seguidamente la trama tiene que ser o bien absurda o bien estar basada en: A) demonios B) un asesino múltiple C) Criaturas varias y horrendas que aparecen como si nada y bla bla bla o D) la más molona, Zombies.
  • Lo siguiente es la Banda Sonora. Por supuesto. Recordemos que de las mejores bandas sonoras de la historia del cine es la de La Profecía. Tienes que ser bandas sonoras orquestales que pongan los pelos de punta y creen tensión en cada escena (aunque esa escena no vaya a tener sustos). Y por supuesto debe estar cargada de los típicos clichés sonoros de terror.
  • El elemento esencial: El Susto. Y además los sustos se deben ir repartiendo por toda la película y, a ser posible, siempre sustos que son como “casuales”. Estoy nervioso, está oscuro, enciendo la luz JODER QUÉ CARA MÁS… anda, pues si es mi mujer comiéndose un danone. O estoy nervioso y un poco acojonado y ZAS! Me tocan por la espalda. Ante lo cual descubres que es tu colega (seguramente al final de la peli resulte ser el malo) y que simplemente quería gastarte una broma.
  • Y por fin, EL CIERRE TIENE QUE ESTAR ABIERTO. Una peli de miedo nunca acaba. Y sobre todo: LAS PELIS DE MIEDO SON AQUELLAS EN LAS QUE LOS MALOS SÍ QUE GANAN. Encima que les dejamos sólo este género para ganar de vez en cuando, no podemos quitárselo.

 

P.D. ¿Se nota que me aburro en el curro?


Dean Moriarty and The Crossroads

Publicado el 6 de Octubre, 2009, 9:41. en General.
Comentarios (1) | Referencias (0)

Muse siempre me ha molado gracias a esos temas electrizantes en los que con una guitarra muy distorsionada hacen vibrar al respetable. Después del Absolution sacaron su Black Holes and Revelations y entonces empecé a pensar que su idea era emular "dentro de su royo" a Radiohead (Idea que siempre he tenido). Empiezan a experimentar con lo electrónico y eso ya me toca un poco la moral. Ahora nos llegan con un nuevo disquillo, una nueva obrilla y me encuentro con un disco "a lo Depeche Mode" con, eso sí, una composición genial comprendiendo las 3 últimas canciones.

En sí el disco está bien, me ha molado, cierto. Pero eso no quiere decir que no eche de menos el guitarreo clásico tan molón.

Por otro lado hay una página que se llama apadrinaunartista.com en esta web las bandas se dan de alta y también las personas de la calle para ayudar económicamente a los músicos y así puedan sacar un disco alguna vez.

Como mis Dean Moriarty and The Crossroads estan dados de alta desde hace, aproximadamente, 30 minutos, os incito a que entreis, miréis, comparéis, y compréis ;)


Jeff Buckley

Publicado el 6 de Septiembre, 2009, 18:09. en Música.
Comentarios (1) | Referencias (0)

Cosas que me resultan curiosas:

Jeff Buckley.

 

Jeff Buckley fue un chaval que sacó un disco: Grace. Según Chuck Klosterman es un disco que cuando salió era “algo mejor que la media” y cuando Buckley murió después de “irse a nadar” se convirtió en un disco “indispensable”.

Me resulta muy curioso cómo la muerte puede convertir a algunos artistas en “mitos”. Me resulta muy curiosa la interpretación que podemos sacar de ciertas canciones. Me resulta curioso que compre un disco de Buckley y vaya en el coche escuchando una canción de título “Last Goodbye” mientras pienso en escribir esto. Recuerdo que cuando murió Nino Bravo empezó todo el mundo a interpretar sus canciones y a contar estupideces sobre si se despedía de la vida en varias letras, si sospechaba que podía morir en cualquier momento, bla bla bla.

Tengo una canción que se llama “Learning to say goodbye”. Si muriera mañana, mis conocidos no dirían una mierda sobre si preveía que iba a palmar en mi canción. Es posible que sí, que la escucharan de forma distinta, pero simplemente porque implementarían a la canción su tristeza (o alegría, quién sabe). Y lo puedo asegurar: si mañana estiro la pata no es algo que previera en ningún momento.

Jeff Buckley simplemente consideró una buena idea salir a nadar por el Mississippi. Le pareció algo cojonudo. A mí también me hubiera parecido algo cojonudo. Hace calor, me voy a nadar un rato. Y tan normal. Entonces va, muere, y 12 años después escucho yo su Last Goodbye en mi coche porque he leído en un libro las circunstancias de la muerte del chaval y me resulta curioso.


John Dillinger

Publicado el 26 de Agosto, 2009, 9:13. en General.
Referencias (0)

Curiosidades de la vida. En un foro tengo como firma una de las frases que dice Rob en Alta Fidelidad. En concreto cuando tras hablar con su ex se dirige al bareto donde le esperan los dos frikis y de camino pasa por la puerta de un cine. Al pasar suelta lo siguiente:

 "John Dillinger was killed behind that theater in a hale of FBI gunfire. And do you know who tipped them off? His fucking girlfriend. All he wanted to do was go to the movies."

Reconozco que no tenía ni idea de quién era ese tal John Dillinger, ni necesidad, lo que me gustaba de la frase era la frase en sí y el trasfondo que podías interpretar; pero anoche fui a ver la de Enemigo Público. Película que, por cierto, recomiendo enormemente en la que, fíjate, Johnny Depp interpreta a Dillinger. Nos cuenta su vida. Al menos su vida criminal y sentimental. Eso sí, todo con un estilo de rodaje algo más que llamativo, unas interpretaciones formidables y una historia que si ya por ser de gansters mola, contando el protagonista mola todavía más.

Pues eso, empieza la película y salen unas letras en las que leo el nombre de John Dillinger. Me quedo pensando cinco minutos. Vuelvo la vista a Verónica. "Por culpa de Alta Fidelidad ya sé cómo acaba la peli". Me mira con cara rara… pero tengo razón.

 

Una vez terminada la película salimos del cine y le cuento la escena. Ya la conocía, pero no se acordaba del nombre del tío. Normal. Me siento como el típico cansino, pero joder, es que es una casualidad muy chula. Y lo mejor es que ahora voy a comentar en ese foro lo que me ha parecido la película con la cita todavía como firma. Que te cagas.


Think about Death

Publicado el 18 de Agosto, 2009, 9:21. en General.
Referencias (0)

Hay un libro muy curioso con el título “Pégate un tiro para sobrevivir”.  Con esta cabecera y la silueta de una guitarra en la portada no es de extrañar que pase a formar parte de mi biblioteca particular entreteniéndome los días en que la falta de culebrones sociales o laborales permiten que pueda ir avanzando páginas.

Anoche, durante aproximadamente 15 minutos, tuve uno de esos momentos de olvido del mundo perfectos para dedicarme un poco a la lectura, y la verdad, no pudo ser más interesante.

Nuestro protagonista es periodista de Spin y hace un viaje por América para desentrañar la relación entre la muerte y el rock. De primeras el viaje mola. De segundas hay que estar pirao y de terceras… sí, correcto, está pirao.

En la escena de anoche nuestro amigo, alojado en un hotel, sale a correr por la noche. La escena no tiene nada más de especial, no obstante le da por subir una cuesta por un paraje semi-olvidado y empieza a darle vueltas a la cabeza. “Si me diera un ataque al corazón y muriera ahora mismo…” y empieza a desvariar sobre cómo se enteraría cada uno de los allegados sobre el dato de su muerte, cuándo y en qué medida les afectaría.

Me parece un pensamiento interesante y me acosté pensando. Personalmente trabajo en Polaris y este dato implica que si en algún momento perdiera el conocimiento, se me parara el corazón o me pasara cualquier cosa de gravedad reseñable, el hospital más cercano se encuentra a 15 minutos en coche, lo cual supone unos 16, 17 kilómetros. Si decimos que me pasa algo, tardarán en descubrirme bien un cliente o bien un marshall. Habrán pasado, en el mejor de los casos unos 5 minutos. Entre que reaccionan y llaman a la ambulancia, al menos, 3 minutos más. Luego pongamos que la ambulancia tiene que recibir la orden, salir dirección Polaris y una vez me recojan, volver al hospital con lo que, como mínimo, hasta 45 minutos después, más o menos, no soy atendido por un especialista. De esto resulta que entre que me pasa algo hasta que soy realmente atendido ha pasado 1 hora, con lo que si es grave, la he palmado antes de llegar al hospital. Interesante ¿verdad? Ahora extrapolemos el dato a cualquier residente de alguno de estos complejos. Teniendo en cuenta que la mayoría son jubilados…

… continuará…